Inicio :: Actividades :: Yoga para Bebés

Yoga para Bebés

versión imprimir   

Practica Yoga en compañía de tu bebé

Para madres y/o padres con bebés desde el nacimiento hasta los 8 meses de vida

El Yoga para bebés es una experiencia que compartes con tu hijo. Hasta ahora has sentido a tu bebé dentro de ti, ahora ya puedes verlo, tocarlo, mirarlo...

Yoga para Bebés es una combinación de masaje, caricias y movimientos que compartes con tu bebé desde la atención relajada y la conciencia.

Los ejercicios suaves y sin riesgos te ayudarán a recuperarte después del parto, a renovar tu energía y a relajarte.

El Yoga te enseña a escuchar a tu bebé y a comprender lo que intenta comunicarte y de este modo poder satisfacer sus necesidades de forma más directa y completa.

El contacto cercano con el bebé fortalece tu vínculo de amor con él, el bebé responde con más seguridad a las caricias, se siente escuchado y respetado y crece con buena imagen de sí mismo.

La experiencia del movimiento combinada con el contacto físico es quizá la estimulación más rica que podemos ofrecerle al bebé desde su nacimiento, estimula su desarrollo, calma sus malestares, su llanto o su dificultad para dormir.

  • Las clases se imparten en grupos reducidos para asegurar una atención personalizada.
  • La duración de las clases es de 1 hora.
  • La edad recomendada del bebé es a partir del nacimiento (cuando la mamá se sienta preparada) y hasta aproximadamente los 8 meses (orientativo).
  • Aunque la idea inicial es la participación de la mamá-bebé, habrá sesiones en las que el padre podrá participar si así lo desea.
  • Material necesario: mantita o sábana para el bebé, cualquier aceite puro (para el masaje), neceser para el bebé (cambiador, pañales, toallitas), biberón en caso de no dar pecho.
  • La mamá deberá vestir ropa cómoda y holgada. Es muy importante que el bebé se sienta cómodo, traer el bebé vestido con ropa muy cómoda y fácil de vestir y desvestir.

“Tu bebé es tu Yoga, comparte este momento con él/ella, vive tu maternidad desde la relajación y la conciencia, sin normas, sin reglas, permitiendo que tu instinto natural aflore y confiando en él.”

Cada viernes a las 17h

¿Cómo puede ayudar el Yoga al bebé?

En la vorágine del mundo moderno nuestros bebés necesitan toda la ayuda que podamos ofrecerles para crear una base de bienestar que les acompañe durante su vida; nada mejor que el Yoga, pues les ofrece un recurso que les permitirá manejar de forma positiva el estrés y les ayudará a relajarse.

La combinación de contacto físico, masajes, manipulación y movimiento produce una maravillosa estimulación multisensorial en el bebé.

El simple hecho de tocarle mejora el funcionamiento de sus sistemas corporales (respiratorio, circulatorio, digestivo, de eliminación de productos de desecho, nervioso y endocrino). La estimulación táctil también contribuye con el desarrollo del cerebro y el sistema nervioso, que en el momento del nacimiento aún no está completo.

En el Yoga cada estiramiento se contrarresta con la relajación, así que tu bebé aprenderá que la tensión y la relajación son complementarias. Esto significa que será capaz de experimentar la relajación profunda de forma activa, como un estado diferente de estar despierto o dormido. Cuanto más experimente este estado, mejor conseguirá regular su respuesta a la tensión que inevitablemente acompaña el malestar físico, en particular el del sistema gastrointestinal. Los cólicos que sufren muchos bebés suelen ser causados por la acumulación de tensión que produce el malestar mismo y que su organismo nunca elimina por completo.

Observar a un bebé totalmente relajado tras una sesión de Yoga es una experiencia inspiradora para cualquier padre o madre, una imagen viva de lo que podemos conseguir.

¿Cómo puede ayudar el Yoga para Bebés a la madre?

Practicar Yoga con un bebé significa jugar, estirarse y luego relajarse mientras cada participante (mamá-bebé) se centra en su compañero.

La madre también experimenta los beneficios de la estimulación táctil y relajación, tanto por la retroacción con el bebé como por la acción en sí misma; además la práctica regular de Yoga con el bebé tonifica al mismo tiempo los músculos y ayuda a equilibrar los sucesivos cambios hormonales posteriores a la maternidad que afectan a todas las madres en mayor o menor medida.

Los padres también

Mucha de la literatura relacionada con los vínculos hace referencia al que existe entre la madre y su hijo, pero para los padres también es importante. Tanto el masaje como el Yoga representan medios ideales para que los padres mantengan una relación física creativa con sus bebés que les permita seguir su desarrollo y contribuir a él.

El Yoga y el masaje

El Yoga con bebés está unido estrechamente al masaje, que se origina en una extensión espontánea del deseo de muchas madres de tocar el cuerpo de sus bebés con sus propias manos después del nacimiento, de descubrir aquella criaturita con el tacto, de asegurarse de que está allí.

Sanar con el Yoga

El Yoga estimula no sólo la totalidad del cuerpo físico, incluidos los sistemas endocrino y nervioso, sino también los sutiles campos energéticos que lo rodean. Si has practicado Yoga durante el embarazo, ya conoces el poder de la respiración profunda tanto para estimular como para calmar al bebé aún no nacido, quien ha incorporado este conocimiento y lo ha trasladado al mundo exterior al nacer.

El Yoga emplea todos los recuerdos y la consciencia grabada en el sistema nervioso del bebé desde el comienzo de su desarrollo. La relajación profunda, en especial con su madre, le permite beneficiarse de esta continuidad.

El Yoga con bebés puede beneficiar a todos los padres a todos los bebés, aun en casos de partos difíciles. Al moverse y relajarse juntos (padres y bebé) durante la sesión de Yoga se consigue sanar el recuerdo de un nacimiento traumático al tiempo que se desarrolla el de una experiencia extática. Del mismo modo, se puede utilizar la relajación con el bebé para renovar el vínculo entre ambos.

Experimentar el mundo a través del Yoga

La primera estimulación sensorial que el Yoga ofrece a los bebés es una versión ligeramente más intensa y vivaz de la relación que mantiene normalmente con sus padres. La mejor manera de describir la experiencia del bebé con la práctica de Yoga sería con la palabra sinestésica, en la cual todos los sentidos son estimulados al mismo tiempo y se intensifican unos a otros:

durante la sesión de Yoga el bebé es sensible a la forma en que es acariciado y manipulado por su madre; después del tacto, el Yoga estimula intensamente la vista porque las caras de sus padres se acercan y alejan con los diferentes movimientos, el bebé mira, escucha y responde a la voz de los padres si le hablan o cantan y huele con mayor intensidad durante el movimiento… además el Yoga ofrece también un tipo de estimulación que se relaciona con el equilibrio y la experiencia de la altitud.

La forma en que los bebés responden a las voces, las miradas, las caricias y el olor de sus padres también se relaciona directamente con la emoción que ellos asocian a la experiencia. Lo importante es que toda estimulación sensorial dentro del Yoga se produzca en la seguridad de los brazos de la madre o el padre, con una actitud afectuosa y llena de amor. La estimulación sensorial, más que un objetivo en sí mismo, es un producto derivado de la rica e intensa interacción que crea el Yoga con bebés.

Los beneficios del yoga para bebés

Físicos:

  • En una sesión breve el bebé realiza actividad física que le ayudará a dormir mejor
  • El comportamiento del bebé será más “estable”
  • Brinda una rutina de actividades gracias a la cual puedes unirte constructivamente a tu bebé desde el nacimiento

Fisiológicos y de desarrollo:

  • Todos los sistemas corporales del bebé son estimulados, incluyendo el digestivo y el nervioso

Psicológicos:

  • El Yoga para bebés ayuda a conocerse al bebé y su madre (o padre), incrementando así la comunicación entre ambos
  • El Yoga ayuda a sanar cualquier trauma del nacimiento, y el bebé estará mejor preparado para enfrentar los sobresaltos
  • El hecho de que el bebé disfrute del estrés positivo del Yoga incrementará su capacidad para hacer frente a futuros desafíos
  • A través de la excelente atención que el bebé recibe de sus padres, aprenderá a relacionarse con otros bebés y a jugar activamente
  • La relajación profunda que forma parte del Yoga, ayuda a los padres primerizos a superar el estrés de la paternidad

Contacta con nosotros para más información.